Translate

Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 29 de marzo de 2013

PIENSO LUEGO SUFRO


    Conforme uno va adquiriendo experiencia se va dando cuenta de cómo está formado el mundo que le rodea. De los pensamientos ajenos de su alrededor; sus diferencias y similitudes, de cómo los científicos en su conjunto y unidos por un mismo objetivo –descubrir para mejorar– estudian el funcionamiento del mundo y elaboran nuevas fórmulas para hacer nuestra vida más dichosa. Se puede decir que es ahora, en los tiempos que corren cuando más se conoce el funcionamiento del mundo y de nosotros mismos a nivel cognitivo, nunca antes se había conseguido este perfeccionamiento tan sublime. Pero lo malo es que no sólo se han ido recopilando los pensamientos registrados en papel de muchos insignes personajes de la historia, ampliando y mejorando el registro de ideas y estudios desde el descubrimiento de la escritura hasta nuestros días, sino que después de estar dotados de esta Arca de la Alianza hemos visto en la actualidad que todo este material científico y filosófico de vida útil no da los resultados deseados, porque al final lo que ha terminado dominando el mundo no es la filosofía, sino la economía.

    Hemos puesto al control de los mandos de este trasatlántico a un capitán codicioso y ocioso, que mientras los demás se desloman él no sólo vive con el trabajo de los explotados sino que cuando ve que puede rapiña a su tripulación todavía más, sin escrúpulos, lleva a cabo su empresa. El pensar que esto no lo va a arreglar nadie es pesimismo. El buscar soluciones, aunque sean estúpidas (animar a la gente a manifestarse, pedir derechos e igualdad) hasta que uno vea que no hacen efecto debido a que hay instaurada en la opinión publica una idea colectiva que mezcla la resignación con la supervivencia, que va pegando palos de ciego de allí para allá hasta la extenuación, es esperanza, ilusión por vivir, da igual con cuanto pero vivir. Mas no se puede vivir si no controlamos nada en nuestras vidas, nada. Cuando unas criaturas como nosotros tan complejas y dispares son empujadas indefinidamente al borde del acantilado, acaban por rendirse y morir, literalmente. Hemos perdido por completo el control de nuestras vidas y sin éste no hay libertad. Ya no puedes tener lo que deseas, muchas veces incluso lo que necesitas. Si pierdes el control, pierdes las metas que te empujan a luchar. Muchos jóvenes están desorientados, no saben por dónde empezar a buscar salida en esta complicada vida, no pueden viajar para encontrar algo mejor, no pueden trabajar no sólo en su ciudad sino en su país, no pueden emanciparse con su pareja para crear un hogar... Han perdido el control de sus vidas, van a la deriva sobre un océano revuelto y tempestivo.


    Si me quedo con algo de esta vida que me ha tocado experimentar es, con la satisfacción de haber conocido la filosofía, amar la sabiduría, disfrutar de la familia y amigos. El saber de que están hechas las cosas, el darle un sentido a esta vida tan increíble y no dejarme manipular por un organismo tan imperfecto como el humano que debido a sus limitaciones deja pasar por alto muchas cosas extraordinarias. Alguna vez, hace más de dos mil años, un célebre antiguo dijo: "La autentica felicidad está en el silencio, en saber escuchar, en las pequeñas cosas, en la contemplación".


domingo, 10 de marzo de 2013

How long?

    Cada día es como el anterior, el tiempo pasa como siempre, a su bola. La cúspide de la idiotez ya alcanzada, pero nadie hace nada, los que tienen quieren más y los que no aguantan, ¿cuánto tiempo? No se sabe, pronosticar es igual a sufrir, la espera es eternamente aburrida. ¿Quién frenará esta locomotora que ha perdido el control? De momento sigue cogiendo velocidad, implacable, llevándose por el medio todo lo que pilla. En ella están montados un grupo selecto, sólo eso, unos pocos que quieren que esto siga así para siempre.

    Una tarde soleada de verano, el calor era asfixiante, las cigarras cantaban con una energía inusitada como si supiesen lo que iba a ocurrir a continuación. Cerca de aquella casita de campo pasaba un riachuelo nacido en la montaña, llevaba agua, mucha agua fresca, los animales paraban allí para saciar su sed. Una madre ilusionada se disponía a hacer lo que todas las madres hacen alguna vez en su vida, prepararse para dar a luz. Llevaba muchos meses gestando a un grupo de nuevas criaturas, sus cachorros. Uno a uno iban saliendo al exterior aquellos preciosos animalillos, los mejores perros de presa que un cazador puede desear. 
Antes de dar a luz, se había colocado entre un matorral y el riachuelo, tenía ganas de ver a sus criaturas, deseaba acicalarlas y lamerlas, darles cariño para que recibiesen el nuevo día acompañadas de un amor incondicional, sólo quería disfrutar de ese momento, era suyo, lo llevaba deseando muchísimo tiempo y al final llegó como todo llega en esta vida. Estaba llena de felicidad, poco a poco iban naciendo sus cachorros y no les faltaban los mimos de su madre, no podía dejar de disfrutar de ellos, los quería con locura. Cuando terminó de dar a luz se retiró unos segundos para beber del agua de aquel riachuelo, saciar su sed y refrescar su organismo que había sufrido mucho estrés al traer al mundo a esos pequeños. No había terminado de beber y antes de que el agua dejara de gotearle el hocico ya estaba de nuevo junto a sus cachorros. Allí estaban ellos, indefensos con sus ojos cerrados y su anunciada vulnerabilidad. Uno a uno los cogía cuidadosamente entre sus mandíbulas y los iba llevando al cobertizo donde se cobijaban, allí estarían resguardados del calor del verano junto a su madre.

    El dueño del animal estaba esperando anhelosamente que llegara ese momento. El padre de los cachorros había sido un buen perro de caza, no había rastro que se le resistiese, pero dejó de ser útil. Esperaba que por lo menos uno de los pequeños diese la talla, el resto los vendería o sacrificaría, depende de su estado, peso y demás. Entró a ver a la perra que ya debería haber dado a luz, ella se echo a un lado y dejó que su dueño examinase a los cachorros. La pobre estaba aterrada, todavía recordaba el fatídico final que tuvieron algunos de los hermanos que nacieron junto a ella. El cazador los fue examinando uno a uno y comprobó que había una pequeña hembra que no parecía dar la talla, era más pequeña que los demás y parecía muy frágil. La apartó de sus hermanos a ésta y a otro cachorro y los metió en una pequeña alforja que llevaba con él, pensó, así tendrán más leche el resto hermanos. La madre se acercó al cazador y se colocó delante de él cortándole el paso, con la cola escondida entre sus patas traseras y el hocico pegado a la bolsa en la que había metido los cachorros su amo, con un gesto de sumisión aullaba sin parar y se movía de un lado para el otro intentando entender por qué le arrebataban a dos de sus hijos, "si lo hubiera sabido no habría tenido ningún hijo", pensaba en sus adentros la triste madre. El resto de cachorros no se percataban de la escena, todavía eran muy pequeños. Al poco tiempo los pequeños ya correteaban por el granero y jugaban sin cesar con el resto de criaturas del lugar sin saber que les deparaba la vida.

    Unos meses más tarde a uno de los cachorros, Cicu, le iba a ocurrir algo espantoso que le apenaría durante mucho tiempo, le había cogido mucho cariño a sus otros tres hermanos, dos hembras y un macho y no iba a poder hacer nada por ayudarles. Mientras correteaban por el recinto jugando como era normal con su edad, apareció el cazador y los examinó una vez más, observó que había uno de ellos que sobresalía de entre los demás, era más rápido y enérgico. Había estado esperando que creciesen un poco para saber con cuál se quedaría y parecía que ya lo tenía claro. Cicu era el más capacitado de los cuatro y lo apartó de sus hermanos, lo metió en una jaula y se lo llevó de allí, aunque Cicu no parecía feliz con la decisión del cazador. Ya sólo quedaba él y su madre. El cazador se lo llevó junto a otro viejo perro para que aprendiese el oficio de rastreador. Al día siguiente encontró a su madre en una esquina del cobertizo, estaba cabizbaja, no había rastro de sus hermanos, intentó en vano buscar su olor, pero no parecía encontrarlos por ninguna parte, el cazador se los había llevado lejos de allí.

    El tiempo iba pasando, su amo se lo llevaba de caza al lado del viejo perro, que parecía pasar de él, sólo se tenía a sí mismo y a su madre. Ya habían pasado unos años desde que fue separado de sus hermanos, y con resignación tuvo que proseguir con su rutina. El cazador había acertado con Cicu, no se le escapaba ninguna presa, todo lo que olía era detectado y el cazador hacía buena cuenta de ello, abatiendo a toda aquella criatura que intentara huir después de ser detectada. Su amo estaba contento con él y le preparó un nuevo recinto, aunque él no quería irse del suyo ya que amaba a su madre y la pobre cada vez estaba más débil y sola.

    Seguía cazando con su amo, veía como los dos formaban un equipo increíble, ninguna presa se les escapaba, pero también observaba a otros cazadores con sus perros y la dificultad que tenía para encontrar nuevas presas. En ocasiones no encontraban ninguna y no era por culpa de Cicu, su olfato era implacable, sino por la escasez de presas.

    Una tarde de invierno como otra cualquiera, salió a cazar con su amo, él estaba cansado de no cazar nada y pensaba que su fracaso en la caza era por culpa del perro que había perdido su capacidad de detectar a sus presas. El cazador poseía el mejor equipo de caza del mercado, miraba a su perro y a su alrededor, lo soltaba y esperaba que éste encontrase algún rastro, pero Cicu no encontraba ni rastro de las presas, el campo cada vez estaba más silencioso y triste y muchas de los animales simplemente habían sido cazados hasta ser exterminados del lugar. Pero aún así y para contentar a su amo seguía buscando, metiendo el hocico en cualquier madriguera, o escondrijo, golpeándose con las piedras, esperando que brotasen las presas de la nada. El amo estaba cada vez más cansado y furioso, empezó a insultar a Cicu, le decía que era un perro vago, holgazán, que como no viese pronto algo lo mataría. Cicu no estaba asustado por la muerte, eran muchas las criaturas que habían muerto por culpa de su maravilloso olfato, más bien, estaba triste por no poder satisfacer a su amo. El cazador se cansó y al terminar la jornada golpeó a Cicu con un palo, le dijo que era un gandul, que como no encontrara pronto presas lo iba a matar de un tiro.

    Lo tuvo encerrado un par de días en el antiguo cobertizo donde antaño vivió feliz junto a su madre y hermanos. Mientras esperaba en aquél lugar pensaba. <<¿Qué puedo hacer para complacer a mi amo?, ¿qué hago mal? Yo estoy sano, soy un perro capaz, pero las presas han desaparecido, la caza intensiva ha aniquilado a aquellas criaturas. ¿Cuánto tiempo podré seguir así, no puedo soportar esto más?>>.

    Una semana más tarde volvió el amo y le dijo a Cicu que no le daba más oportunidades, si no cazaba, era porque no valía. Cicu, no quería acabar como sus hermanos, se quería a sí mismo y prefería morir a fallar a su amo. La caza empezó, pero como había pasado las veces anteriores el campo estaba arrasado. Entonces el cazador enfureció y empezó a pegar a Cicu con un palo, éste se encontraba ya debilitado por la falta de alimento y apenado, ni siquiera sentía los golpes. Al final echó a correr con el rabo entre las patas mientras su amo lo insultaba y humillaba desde la distancia, incluso le disparó un par de veces, pero tuvo "suerte" y los disparos no llegaron a herirle. Al final acabó distanciándose de su amo, que casi ni lo veía. Pero Cicu, no quería mendigar por la zona, no soportaba el encontrarse en esa situación. Por las noches soñaba con su madre y hermanos, con los juegos que compartía con ellos cuando era pequeño y lo feliz que fue en aquella escueta etapa. Mientras buscaba de un lado para otro, intentando saber qué podía hacer en aquel momento y lugar, solo y mal nutrido, sin poder cazar para vivir porque las presas escaseaban y las que veía apenas le daban para vivir, encontró en el ambiente un olor peculiar, era nauseabundo, sabía que no podría ser de otra cosa que el de una planta peligrosa. Tenía hambre, pero ningunas fuerzas para buscar comida, su resistencia estaba llegando al límite. Siempre había sido un luchador nato, nunca se rendía y por eso su amo lo eligió a él de entre los cuatro, no acabaría de ningún modo buscando en la basura las sobras de otros, su dignidad valía más que nada. Entonces decidió acercarse a aquella planta, y examinarla mejor, comió de sus semillas y buscó un lugar apartado, lejos de aquel sol de verano. Esperó que el destino se lo llevara de allí, pensó en sus hermanos, en su madre y en su amo, y dijo a sus adentros, -por qué tengo la sensación de haberos fallado a todos-. Pero él no había sido nada más que una víctima, un animal que sólo quiso vivir feliz. Al final su respiración fue decreciendo, sus latidos se fueron apagando y su hálito dejo de estar entre nosotros para siempre.


    Esta fábula puede simbolizar muchas cosas, pero cada criatura elige cuánto tiempo puede aguantar las injusticias. Todo ser viviente es dueño de su existencia pero no de su nacimiento. No hay futuro si no hay presente. La lucha es desigual, es la propia especie humana la que crea las normas y cada individuo se tiene que adaptar a éstas, de lo contrario no tiene cabida en este sistema ya desnaturalizado, no hay vuelta atrás, normas morales juzgan nuestros actos, algunos de nosotros eligen qué es lo "correcto" para los demás. Rechazamos lo que no entendemos, los prejuicios juzgan los pensamientos ajenos. Miles de años conviviendo en armonía, en unos cientos todo eliminado. Entender es sumisión, no hay entendimiento posible, llorar no sirve, adaptarse es dar la espalda, sólo hay un final, sólo hay uno. Depende de la sociedad en la que habites será comprendido, pero muchos hace tiempo que lo tienen claro. No hay dos seres humanos iguales por eso es más fácil imponer una forma de vida que tratar de dar a cada uno lo que necesita para vivir.
Que el destino se apiade de la evolución de un mundo sin control.